-1
archive,tag,tag-trazabilidad,tag-446,stockholm-core-1.0.8,select-theme-ver-5.1.5,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
Trazabilidad Carne Silvestre

TRAZABILIDAD EN LA CARNE SILVESTRE

  • La calidad, la trazabilidad y la seguridad alimentaria son algunas de las características diferenciales de la Carne Silvestre de Europa.
  • Las canales son sometidas a una doble inspección veterinaria y a estrictos procesos de control higiénico-sanitarios.
  • ASICCAZA se encuentra firmemente comprometida en la promoción de la investigación para mejorar en todo lo posible los sistemas de manejo y producción de la Carne Silvestre de Europa.

Procedente de animales criados en total libertad, la Carne Silvestre de España destaca por su gran calidad y extraordinario sabor. No es de extrañar, ya que estos animales se alimentan de todo aquello que el monte les proporciona: hierbas silvestres, cereales, frutos del bosque, castañas y bellotas, dotando a estas carnes de unas propiedades nutricionales únicas.

Además de su sabor, la trazabilidad y la seguridad alimentaria de la Carne Silvestre de nuestro país son otras de las características diferenciales de este producto, y algo en lo que en lo que todo el sector se encuentra firmemente comprometido. Así lo demuestran los estrictos controles a los que se someten estos animales tras su abatimiento en el campo.

 

Inspecciones veterinarias

El control es doble. Por un lado, los animales se evisceran en las propias fincas en las que habitan, en instalaciones preparadas para este fin, y donde se produce un primer control higiénico-sanitario de manos de un veterinario acreditado.

Finalizado y superado este proceso, las canales son trasladadas en camiones frigoríficos hacia las salas de despiece. Una vez allí, un segundo veterinario oficial  inspecciona las carnes, que también son sometidas a unos estrictos controles de calidad y trazabilidad, donde se incluye el detector de metales.

 

El compromiso de ASICCAZA

La Asociación Interprofesional de la Carne de Caza Silvestre (ASICCAZA) se encuentra firmemente comprometida en la promoción de la investigación para mejorar en todo lo posible los sistemas de manejo y producción de la Carne Silvestre.

En este sentido, ASICCAZA colabora con la Universidad de Castilla-La Mancha, la Universidad de Sevilla, la Fundación Artemisan y con centros tecnológicos en proyectos de investigación para conocer las propiedades nutricionales de las distintas carnes y mejorar su vida útil, así como la calidad de los productos de la carne de caza, donde se ha puesto de manifiesto la importancia del correcto manejo de las canales en el campo.

Estos estudios han demostrado que factores como el tiempo de evisceración, la temperatura ambiente, la ubicación del tiro o las buenas prácticas en el faenado y transporte son determinantes para garantizar la calidad y las propiedades de estas carnes.

Además, estas evidencias científicas han servido como herramienta  para adecuar normativas de comercialización de la Carne Silvestre y exigir que la manipulación de las canales en montería se haga de la mejor manera posible para asegurar la calidad del producto. Todo ello contribuirá a que la Carne Silvestre de Europa llegue a las mesas del consumidor final en óptimas condiciones y lista para demostrar sus exquisitas cualidades.

Para más información: carnesilvestreuropea.com

 

ASICCAZA

La Asociación Interprofesional de la Carne de Caza Silvestre  (ASICCAZA) es la primera organización interprofesional de carne de caza, una asociación sin ánimo de lucro, que se constituye con objeto de asumir la representación y defensa de los intereses comunes de los productores e industriales del sector de la carne de Caza Silvestre.

Esta organización sectorial agrupa organismos implicados en el ámbito cinegético del sector de la conservación del Medio Ambiente y del gastronómico, entre otros, para que todas las partes involucradas en el sector unan sus fuerzas en una misma dirección para ofrecer soluciones.

 

Para más información:

Patricia Magaña

p.magana@gaiacomunicacion.es

676 507 167

Ganadera IGP Ternasco de Aragón

TERNASCO DE ARAGÓN Y TERNERA GALLEGA, GARANTES DEL TERRITORIO

• Las IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón contribuyen a la conservación de los métodos
tradicionales de producción ganadera, y favorecen la sostenibilidad de sus territorios.

• Un total de 667 ganaderías se encuentran inscritas en la IGP de Ternasco de Aragón y más de
8.300 están adheridas a la IGP Ternera Gallega, lo que se traduce en un entorno rural vivo y
protegido frente a la despoblación.

Las políticas europeas reconocen y protegen las denominaciones de ciertos productos alimenticios, los relacionan con un método de producción o un territorio y les asignan logotipos que los identifican como “productos de calidad alimentaria diferenciada”.
Es el caso de la IGP Ternera Gallega, que avala las carnes procedentes exclusivamente de terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia, entre otros requisitos; o el caso de la IGP Ternasco de Aragón, un cordero nacido en ganaderías aragonesas inscritas en la IGP, alimentados con leche materna y cereales naturales y cuyo peso en canal oscila entre 8 y 12,5 kg, entre otras características.
Pero además de esta labor fundamental de certificación y trazabilidad, los Consejos Reguladores que gestionan estas dos IGP son actores relevantes a la hora de garantizar la sostenibilidad de los territorios vinculados a sus productos, ya que generan un mayor valor añadido para el propio producto y contribuyen a mantener la viabilidad económica de las zonas rurales en las que se producen las carnes que amparan.

Aragón y Galicia, tierras ganaderas

Amparada por la Unión Europea como IGP en 1996, a día de hoy (junio 2018), están adscritas a la IGP Ternasco de Aragón más de 365.000 ovejas de las razas autóctonas aragonesas Ojinegra de Teruel, Roya Bilbilitana, Rasa Aragonesa, Maellana y Ansotana.
Estas ovejas están repartidas en 667 ganaderías de más de 320 municipios a lo largo de las tres provincias aragonesas, lo que supone un indudable beneficio para la economía rural de la región, ya que se trata de una forma de producción arraigada en la zona durante siglos, que mantiene la población de estos territorios perpetuando su cultura y su medio natural.
Por su parte, existe constancia de que desde hace más de 3.700 años se produce carne de vacuno en el territorio gallego, por lo que nos encontramos ante un producto de gran tradición e historia, estratégico para la economía gallega e importante dinamizador de las zonas rurales.
El año pasado, el ganado inscrito en la IGP Ternera Gallega aumentó en un 6%, llegando a superar las 133.000 cabezas. Este incremento en el número de animales certificados contribuye a redimensionar las explotaciones y profesionalizar el sector para ser más competitivos y eficientes, además de fijar población en el medio rural gallego.
En este sentido cabe destacar que se encuentran adscritas a la IGP casi 8.300 explotaciones, de las que unas 3.800 están inscritas a nombre de mujeres.
La comercialización de productos cárnicos de las IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón ayuda no solo a mejorar la viabilidad de las explotaciones, sino a mantener una profesión milenaria, favoreciendo un mundo rural vivo y protegido frente a la despoblación.

IGP Ternasco de Aragón

El Ternasco de Aragón es un cordero de menos de 90 días, alimentado con leche materna y cereales naturales hasta alcanzar un peso en canal que oscila entre 8 y 12,5 kg.

Su exigente proceso de crianza y control está regulado desde 1989 por el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Ternasco de Aragón, lo que supone la distinción de ser la primera carne fresca en España reconocida con una Denominación específica. La IGP Ternasco de Aragón fue amparada por la Unión Europea como Indicación Geográfica Protegida en el año 1996.

Gracias a que todo el proceso de crianza está previamente definido, y a los frecuentes controles que se realizan durante todo ese tiempo, se garantizan unos estándares de calidad óptimos que se traducen en una carne de cordero tierna, sabrosa y saludable —demostrado en varios estudios profesionales publicados—, y cada vez más versátil, para satisfacer a nuevos tipos de consumidores y nuevas formas de consumo.

Como beneficio adicional, el Ternasco de Aragón favorece la economía rural aragonesa, su cultura y medio de vida, manteniendo la población y preservando el medio natural.

IGP Ternera Gallega

La Indicación Geográfica Protegida Ternera Gallega inicia su labor de control y promoción en 1989. Desde 1996 está reconocida por la Unión Europea, siendo la primera carne de vacuno con control integral y certificado de garantía.

La carne comercializada bajo el amparo de la IGP Ternera Gallega es exclusivamente de terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia, que proceden de razas autóctonas y sus cruces y que superaron un riguroso programa de control integral.

Son terneros de menos de 10 meses, criados en ganaderías y cebaderos tradicionales, alimentados siguiendo las pautas seculares de la producción de carne en Galicia, con el aprovechamiento de los forrajes propios de la explotación y con concentrados autorizados exclusivamente de origen vegetal. Además en el caso de Ternera Gallega Suprema, la base de su alimentación es la leche materna como mínimo hasta los 7 meses de edad. La carne se caracteriza por su textura de músculo fino, por su jugosidad, sabor y extraordinaria terneza.

Para más información: Patricia Magaña – 676 50 71 67 – p.magana@gaiacomunicacion.es

Viaje Carnes con estilo

VIAJE DE CAMPO A LA IGP TERNERA GALLEGA

En un reciente viaje de campo, periodistas de destacados medios nacionales y expertos del sector han constatado la calidad y la trazabilidad de las carnes de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Ternera Gallega. Esta actividad se encuadra dentro de la campaña “Carnes con estilo”, plan de promoción europeo que esta denominación está desarrollando, junto a la IGP Ternasco de Aragón, para divulgar el valor de las Indicaciones Geográficas Protegidas y las garantías diferenciales que ofrecen sus productos.

Durante dos intensos días, los representantes de los medios de comunicación han podido comprobar la calidad de la carne amparada por el sello de Ternera Gallega, ya que el producto comercializado bajo esta denominación procede exclusivamente de terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia, que provienen de razas autóctonas y sus cruces y que han superado un riguroso programa de control integral.

Este control abarca desde el nacimiento de los terneros, su crianza, alimentación y cuidados sanitarios, hasta su sacrificio y la presentación de la carne en los puntos de venta, todo ello de acuerdo con lo establecido en la legislación vigente.

La ruta de la calidad

El primer punto de la visita fue la ganadería tradicional de Alberto Vázquez, en Palas de Rei, una de las más de 8.000 inscritas en la IGP Ternera Gallega, donde se mostró el trabajo de control de campo que realizan los expertos del Consejo Regulador. El siguiente hito fue la visita a una industria cárnica inscrita en la IGP, donde uno de sus inspectores explicó la labor de control, certificación y etiquetado que se realiza en este punto de la fase de producción.

En Lugo, los periodistas tuvieron la oportunidad de visitar el LHICA, en la Facultad de Veterinaria, donde la IGP realiza el control de sustancias y pruebas de ADN que garantiza la calidad y trazabilidad de estas carnes. Y, por último, Jesús Díaz (Casa Broco), ganadero de Sarria inscrito en la IGP, explicó con detenimiento el sistema de crianza y alimentación de los animales registrados bajo este sello de calidad. Una alimentación basada en la leche materna, forrajes y concentrados procedentes exclusivamente de vegetales, fundamentalmente cereales.

 

Esta alimentación da lugar a una carne con un alto contenido en proteínas, rica en vitaminas, sobre todo del grupo B y aporta hierro y fósforo. Además, destaca por una textura de grano fino, con una gran jugosidad y terneza. Así lo explicaron los investigadores del Centro Tecnológico de la Carne (CTC), quienes llevan a cabo diversos estudios en los que se analizan las características físico-químicas, nutritivas y organolépticas de la carne de Ternera Gallega. Además, elaboran controles periódicos sobre la calidad de este producto cárnico y los diversos factores que en él inciden, como por ejemplo, la alimentación y el manejo.

Una de las características diferenciales de la IGP de Ternera Gallega es que bajo su sello se encuentran principalmente las razas Rubia Gallega y Morenas Gallegas, así como los cruces entre sí y también los animales procedentes de los cruces con otras razas admitidas en el reglamento de la IGP.

Este interés por mantener las razas mejor adaptadas al entorno geográfico en el que se circunscribe la IGP fue el leitmotiv del último punto de la visita, el Centro de Recursos Zoogenéticos de Galicia en Ourense, donde se crían y se asegura su viabilidad y subsistencia.

 

 

IGP Ternasco de Aragón

El Ternasco de Aragón es un cordero de menos de 90 días, alimentado con leche materna y cereales naturales hasta alcanzar un peso en canal que oscila entre 8 y 12,5 kg.

 

Su exigente proceso de crianza y control está regulado desde 1989 por el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Ternasco de Aragón, lo que supone la distinción de ser la primera carne fresca en España reconocida con una Denominación específica. La IGP Ternasco de Aragón fue amparada por la Unión Europea como Indicación Geográfica Protegida en el año 1996.

 

Gracias a que todo el proceso de crianza está previamente definido, y a los frecuentes controles que se realizan durante todo ese tiempo, se garantizan unos estándares de calidad óptimos que se traducen en una carne de cordero tierna, sabrosa y saludable —demostrado en varios estudios profesionales publicados—, y cada vez más versátil, para satisfacer a nuevos tipos de consumidores y nuevas formas de consumo.

 

Como beneficio adicional, el Ternasco de Aragón favorece la economía rural aragonesa, su cultura y medio de vida, manteniendo la población y preservando el medio natural.

 

IGP Ternera Gallega

La Indicación Geográfica Protegida Ternera Gallega  inicia su labor de control y promoción en 1989. Desde 1996 está reconocida por la Unión Europea, siendo la primera carne de vacuno con control integral y certificado de garantía.

 

La carne comercializada bajo el amparo de la IGP Ternera Gallega es exclusivamente de terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia, que proceden de razas autóctonas y sus cruces y que superaron un riguroso programa de control integral.

 

Son terneros de menos de 10 meses, criados en ganaderías y cebaderos tradicionales, alimentados siguiendo las pautas seculares de la producción de carne en Galicia, con el aprovechamiento de los forrajes propios de la explotación y con concentrados  autorizados exclusivamente de origen vegetal. Además en el caso de Ternera Gallega Suprema, la base de su alimentación es la leche materna como mínimo hasta los 7 meses de edad. La carne se caracteriza por su textura de músculo fino, por su jugosidad, sabor y extraordinaria terneza.

 

Para más información: Patricia Magaña – 676 50 71 67 – p.magana@gaiacomunicacion.es

x

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Aceptar Rechazar Centro de privacidad Configuracion de Privacidad Leer nuestra Política de Privacidad