-1
archive,category,category-denominacion-de-origen,category-243,stockholm-core-1.0.8,select-theme-ver-5.1.5,ajax_fade,page_not_loaded,menu-animation-underline,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
Alcachofa de Tudela

EN EL REINO DE LA BLANCA TUDELA

Si la historia de Navarra está ligada a Blanca I de Navarra, reina de Sicilia y heredera del trono de Aragón, la historia de Tudela entronca con otra blanca, la llamada “Blanca de Tudela”, una deliciosa alcachofa amparada por un sello de Indicación Geográfica Protegida desde el año 2000.

 

Guillermo Agorreta, agricultor y presidente del Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Alcachofa de Tudela, posa orgulloso en un fabuloso campo de alcachofas propiedad de Jaime Castel-Ruiz, uno de los principales productores de la zona.

La tarde luce espléndida, y los negros nubarrones que hace unas horas amenazaban con lluvia al grupo de periodistas que nos hemos acercado hasta la Ribera Navarra para ahondar en las propiedades de la alcachofa tudelana, se alejan por el horizonte.

Agorreta saca una navajilla del bolsillo, y con cuidado deshoja los pétalos de la flor de la alcachofa hasta llegar al blanco corazón, mientras explica las características del cultivo de este delicado producto que los árabes trajeron a la Península Ibérica.

“Su brotación se produce en dos tandas, una a finales de octubre/noviembre y otra durante los meses de abril/mayo, los frutos se recolectan a mano y la planta o zueca se arranca para ser comercializada en otras zonas de España”, explica.

Según el presidente de la IGP, son notables las diferencias entre la “Blanca de Navarra” y otras variedades que se desarrollan en otros puntos de España, por ejemplo, en Levante: “Quizá la Alcachofa de Tudela no se diferencia en su sabor, pero sí en ternura y en que tiene menos fibras”, comenta.

Esta terneza se la debe a la climatología, mucho más adversa que en otras regiones, por lo que tarda más días en desarrollarse, adquiriendo interesantes cualidades organolépticas. “Además —explica Agorreta—, tiene un fruto mucho más redondeado, cerrado y apretado, con un hoyo central circular muy característico”.

Para poder etiquetar una alcachofa con el sello IGP Alcachofa de Tudela, denominación que ostenta desde el año 2000, “tiene que estar bonita, sin daños”, y responder a las categorías Extra y Primera. Los frutos admiten dos presentaciones, con tallo y hojas, que se venden por docenas, y sin tallo ni hojas, cuya venta se hace por kilos. Pero, siempre, han de llevar las contraetiquetas o bandas con los sellos que garanticen la autenticidad del producto amparado.

El año pasado se recogieron bajo este sello más de dos millones de kilos de alcachofas en las 968 hectáreas de superficie inscrita en la IGP, de las que se certificaron para fresco 1.147.770 kilos y 794.997 para conserva.

 

En el bote

Tras deshojar la flor de la alcachofa, el presidente de la IGP nos da a probar su corazón en crudo, recién cosechado, y sorprende su sabor y ternura. De estos atributos se precian en la Ribera Navarra, que no solo defienden su producto en fresco, sino también en conserva.

Para comprobarlo, nos acercamos a Conservas Pedro Luis, en Lodosa, empresa fundada en 1988, donde nos recibe Pedro Luis Antón, gerente y heredero del negocio familiar. Allí nos muestra el calibrado, el escaldado y el pelado manual al que se somete este producto para dar lugar a unas conservas que aprovechan la alcachofa en su máximo esplendor, con un tiempo máximo del campo al bote de entre 24 y 48 horas.

“Para nosotros la prontitud a la hora de elaborar vegetales es fundamental—explica Pedro Luis—. Una alcachofa recolectada y guardada en cámara no gana calidad, la pierde, lo único que puede ganar son fibras y sabores no deseados… Por eso, la campaña de la alcachofa es muy agresiva, necesitas recolectar y elaborar rápidamente, por lo que estás obligado a estar muy preparado”.

Con el fin de amortizar la costosa maquinaria y mantener al equipo de trabajo, la conservera necesita cubrir el ciclo fabril con otros productos. “La campaña de alcachofa suele comenzar a finales de marzo-primeros de abril y para finales de mayo hay que abandonarla, ya que empiezan a subir las temperaturas y como flor que es, se empieza a abrir, le sale pelo y pierde calidad”. Por eso, en Pedro Luis completan el ciclo con espárragos blancos en abril y mayo, tomates en agosto y septiembre, pimientos en septiembre y octubre, borraja y cardo cuando llega el invierno y, entre medias, legumbres, que no son de temporada.

En esta conservera se embotan entre 5.000 y 6.000 kilos de alcachofa a diario, con unos calibres que van desde los 40 a los 65 milímetros, ya que, según nos cuentan desde la IGP, “el mercado en fresco quiere un calibre mayor que el que se estaba haciendo antes y las conserveras uno menor, porque lo que reclama el consumidor es el corazón”.

Por eso, tras calibrar de 5 en 5 milímetros el fruto, se escalda (desde 21 minutos el calibre más pequeño, hasta 25 el más grueso), un proceso que sirve para neutralizar el proceso enzimático y que el fruto no se oxide.

“Hay muy mala prensa de la alcachofa en conserva porque es muy ácida —explica Pedro Luis—, pero lo que diferencia a la de Tudela de otras es que no está acidificada, está en su propio ph natural, sin alterar. Tiene que dejar un sabor a regaliz, no ácido, y nosotros la conservamos así”.

 

Versatilidad en el plato

Quizá sea este delicado sabor, tanto en fresco como en conserva, la razón por la que la “Blanca de Tudela” es tan preciada, tanto dentro como fuera de la comunidad foral. Así nos lo demostraron dos emblemáticos restaurantes navarros, el Restaurante Alhambra, en Pamplona, y el Restaurante 33, en Tudela.

En la capital navarra, Ignacio Idoate y su equipo, capitaneado por el chef Javier Díaz, ofrecieron un exquisito menú en el que la Alcachofa de Tudela tuvo un papel destacado en platos como las alcachofas salteadas con verduras de Navarra y trufa, el huevo a baja temperatura con alcachofas en dos texturas o el carré de cordero con risotto de alcachofas de Tudela y trufa negra.

Parmigiano Reggiano

PARMIGIANO REGGIANO, EL LÁCTEO SIN LACTOSA

Parmigiano Reggiano es un queso 100% artesanal, elaborado con leche, cuajo y sal. Esta producción ancestral permite disfrutar de un queso apto para todos, incluso para los intolerantes a la lactosa, ya que está naturalmente libre de lactosa.

Madrid, 22 de julio de 2019 – Hoy en día, existen a disposición de los consumidores numerosos productos adaptados para personas que presentan algún tipo de intolerancia a la lactosa. Cada vez es más habitual ver en las estanterías de los supermercados leche y sus derivados (yogures, cremas de cacao, quesos, etc.) que han sido debidamente tratados para convertirlos en productos bajos o libres de lactosa.

Los intolerantes a la lactosa carecen de una enzima, la lactasa, que es la responsable en nuestro organismo de descomponer los azúcares que se encuentran de forma natural en la leche de vaca y algunos de sus derivados, como el queso.

Sin embargo, existen quesos, como el Parmigiano Reggiano, que de forma totalmente natural y ajena a cualquier proceso industrial, están libres de lactosa, siendo perfectamente aptos para las personas intolerantes. Pero, ¿cómo consigue este lácteo librarse de la lactosa? Existen condiciones microbiológicas naturales para las cuales la lactosa está ausente en Parmigiano Reggiano desde los primeros días.

 

Un proceso 100% natural

El Parmigiano Reggiano es tan natural que para su elaboración solo se utilizan tres ingredientes: leche cruda, cuajo y sal. Se necesitan 13 litros de leche para producir tan solo un kilo de queso, leche que se lleva a la quesería durante la tarde para que esta repose durante toda la noche, creando una capa de nata en la superficie.

Por la mañana, esta nata se elimina y la leche de la noche anterior se mezcla con leche recién ordeñada. La leche se calienta con suavidad y se le añade algo del suero fermentado del día anterior para, posteriormente, añadirle cuajo de ternera natural, que coagulará la leche. Gracias a este proceso las bacterias del queso deshacen y fermentan la lactosa, convirtiendo el resto del azúcar de la leche en ácido láctico, mucho más fácil de digerir.

 

Con todas las garantías

Periódicamente, el Consorcio de Parmigiano Reggiano analiza aleatoriamente diversas muestras para comprobar los niveles de lactosa en el queso. Las muestras se recogen durante los nueve meses que el queso se encuentra madurando, así como en los puntos de venta, es decir, en quesos de más de 12 meses de maduración.

En todas las muestras analizadas por el Consorcio, el valor de la lactosa siempre ha sido inferior al límite de detección del método (LOD = 0.01g / 100g) confirmando que el envejecimiento no influye en el contenido de lactosa presente en Parmigiano Reggiano.

 

En el origen, las vacas

A día de hoy (datos de 2018), existen 265.000 vacas de más de 24 meses de edad que producen casi dos millones de toneladas de leche (un 15,9% de la producción de leche de Italia) para la elaboración del Parmigiano Reggiano.

Estas vacas se alimentan fundamentalmente de forrajes locales (al menos un 50% tiene que haber sido producido en la misma granja en la que se produce la leche, y en un 75% debe proceder de la zona de influencia de queso) y también piensos vegetales a base de cereales como cebada, trigo y maíz provenientes de empresas acreditadas por el Consorcio del Parmigiano Reggiano.

Esta cuidada alimentación es muy estricta, y excluye materias primas muy comunes en la alimentación de este tipo de ganado, como los forrajes ensilados, para evitar que se trasmitan aromas o sabores anómalos a la leche y que puedan llegar a influir en el producto final. Una leche que será clave para la elaboración de este delicioso queso naturalmente libre de lactosa.

Además, el Parmigiano Reggiano presenta otras excepcionales cualidades intrínsecas: digestibilidad, elevado contenido de calcio presente en forma biodisponible, ausencia de aditivos y conservantes, fuente de minerales, deleite y agrado organoléptico. Por estas características, el Parmigiano Reggiano es un alimento fundamental en la dieta de todos, desde los niños hasta los ancianos, pasando por los deportistas que encuentran en el Parmigiano Reggiano un aporte de energía totalmente natural.

Para más información: www.parmigianoreggiano.com
Patricia Magaña – 676 50 71 67 – p.magana@gaiacomunicacion.es

Carnes con estilo segunda campaña

“CARNES CON ESTILO” INICIA SU SEGUNDO AÑO DE CAMPAÑA

  • “Carnes con estilo”, el plan de promoción europeo de las IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón, inicia su segundo ejercicio tras superar sus objetivos de difusión y cuota de mercado.
  • Durante este segundo periodo se van a reforzar las actividades con mayor repercusión, especialmente las degustaciones y acciones en casi 800 puntos de venta para impactar en el consumidor final.
  • Asimismo, se incrementan las actividades tácticas dirigidas a los medios de comunicación y líderes de opinión, para que puedan conocer de primera mano la calidad gastronómica de la ternera y el cordero amparados bajo ambos sellos.

 

Arranca el segundo año de la campaña “Carnes con estilo”, un ambicioso plan de promoción con el que las Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) Ternera Gallega y Ternasco de Aragón ponen en valor las garantías de calidad y origen que certifican sus sellos. Tras los grandes resultados del año 1, en el que se logró impactar en más 18 millones de personas, para este segundo período, la campaña ha afianzado la implicación de los principales distribuidores nacionales que comercializan Ternera Gallega y Ternasco de Aragón, promoviendo acciones de promoción consensuadas directamente con cada uno de ellos y ajustadas a sus objetivos comerciales.

Así, “Carnes con estilo” se implementará en más de 770 centros de las principales cadenas de distribución en Madrid, País Vasco, Cataluña y Comunidad Valenciana. Además, como novedad este año, la campaña coge todavía más fuerza con una segunda oleada de acciones y actividades promocionales a partir del mes de octubre, que se suma a la primera fase que comienza en este mes de mayo. El contacto directo con el consumidor sigue siendo uno de los principales objetivos de las IGP, que van a ofrecer a lo largo del año hasta 71 acciones de dinamización en punto de venta con demostración de cocinado y degustación, en las que darán a conocer nuevos cortes y nuevos formatos de comercialización.

Unos cortes alternativos que también se promocionarán a través de las nuevas videorecetas de campaña. Serán 8, 4 por cada IGP, que en este segundo año tendrán como protagonistas piezas como el filete fino, los churrasquitos y los tournedós de Ternasco de Aragón y los medallones, el filete de vacío o el centro de aguja de Ternera Gallega. Tanto la web de campaña, www.carnesconestiloigp.com, como las redes sociales de cada Indicación Geográfica, difundirán estas nuevas videorecetas, que se suman a las 16 ofrecidas ya el año pasado.

 

Acciones especiales de comunicación

Los medios, tanto generalistas como especializados, y los influencers o prescriptores seguirán siendo importantes aliados de las “Carnes con estilo”. A ellos irán dirigidas algunas acciones experienciales, como showcookings y demostraciones culinarias en directo, para que conozcan de primera mano la calidad gastronómica de Ternera Gallega y Ternasco de Aragón. Unas actividades que se realizarán en espacios singulares, de la mano de chefs especializados en el mundo de la carne, y que también servirán para transmitir la labor de control integral que llevan a cabo ambas IGP, el trabajo tradicional de sus ganaderos y su contribución al mantenimiento de la población rural y a la salvaguarda del medio ambiente.

La campaña, avalada por la Unión Europea, conseguía en su primer año sus principales objetivos: ampliar el conocimiento de las IGP Ternasco de Aragón y Ternera Gallega, incrementar la percepción sobre las cualidades de las carnes amparadas bajo estos sellos de calidad y aumentar su competitividad y su consumo. Este año, se espera consolidar, e incluso superar, los grandes resultados obtenidos durante el primer ejercicio, cuando “Carnes con estilo” impactó en más de 18 millones de personas[1] y aumentó la notoriedad de las carnes amparadas hasta llegar al 56,6%[2] del target.

 

IGP Ternasco de Aragón

El Ternasco de Aragón es un cordero de menos de 90 días, alimentado con leche materna y cereales naturales hasta alcanzar un peso en canal que oscila entre 8 y 12,5 kg.

Su exigente proceso de crianza y control está regulado desde 1989 por el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Ternasco de Aragón, lo que supone la distinción de ser la primera carne fresca en España reconocida con una Denominación específica. La IGP Ternasco de Aragón fue amparada por la Unión Europea como Indicación Geográfica Protegida en el año 1996.

 

Gracias a que todo el proceso de crianza está previamente definido, y a los frecuentes controles que se realizan durante todo ese tiempo, se garantizan unos estándares de calidad óptimos que se traducen en una carne de cordero tierna, sabrosa y saludable —demostrado en varios estudios profesionales publicados—, y cada vez más versátil, para satisfacer a nuevos tipos de consumidores y nuevas formas de consumo.

Como beneficio adicional, el Ternasco de Aragón favorece la economía rural aragonesa, su cultura y medio de vida, manteniendo la población y preservando el medio natural.

 

IGP Ternera Gallega

La Indicación Geográfica Protegida Ternera Gallega  inicia su labor de control y promoción en 1989. Desde 1996 está reconocida por la Unión Europea, siendo la primera carne de vacuno con control integral y certificado de garantía.

La carne comercializada bajo el amparo de la IGP Ternera Gallega es exclusivamente de terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia, que proceden de razas autóctonas y sus cruces y que superaron un riguroso programa de control integral.

Son terneros de menos de 10 meses, criados en ganaderías y cebaderos tradicionales, alimentados siguiendo las pautas seculares de la producción de carne en Galicia, con el aprovechamiento de los forrajes propios de la explotación y con concentrados  autorizados exclusivamente de origen vegetal. Además en el caso de Ternera Gallega Suprema, la base de su alimentación es la leche materna como mínimo hasta los 7 meses de edad. La carne se caracteriza por su textura de músculo fino, por su jugosidad, sabor y extraordinaria terneza.

 

 Para más información: Patricia Magaña – 676 50 71 67 – p.magana@gaiacomunicacion.es

[1] Suma de usuarios únicos web, periodistas e influencers, consumidores en punto de venta y usuarios únicos que han recibido impactos en medios de comunicación hasta la fecha

[2] Estudio de investigación GFK 2018. Programa de promoción IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón

medioambientalmente sostenibles

CARNES CON ESTILO, MEDIOAMBIENTALMENTE SOSTENIBLES

Una de las características diferenciales de la producción de los terneros y corderos amparados bajo las IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón es su estilo de crianza, siguiendo sistemas de manejo tradicionales y medioambientalmente sostenibles, una actividad ganadera que juega un importante papel para el mantenimiento de la diversidad de los ecosistemas en los que se desarrolla.

Detrás de un sello de Indicación Geográfica Protegida, como el de las IGP Ternasco de Aragón y Ternera Gallega, se encuentra un producto de proximidad, medioambientalmente sostenible y que, además, ayuda a fijar la población en el medio rural.

Una de las características diferenciales de las producciones  amparadas bajo estas IGP es que se basan en el aprovechamiento de los recursos forrajeros locales, y también de las razas de vacuno y ovino autóctonas que se han adaptado secularmente a cada una de las regiones mediante el pastoreo, “uno de los sistemas alimentarios más sostenibles del planeta”, de enorme importancia para la conservación de la biodiversidad en más de una cuarta parte de la superficie terrestre[1], según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Ambiente y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

Asimismo, según María Rosa Mosquera, catedrática del Departamento de Producción Vegetal y Proyectos de Ingeniería de la Universidad de Santiago de Compostela, coordinadora del grupo de trabajo de ‘Croplands Global Research Alliance’ y del grupo de ‘enabling environment’ de la GACSA (FAO), “el pastoreo contribuye a mitigar el cambio climático en la medida en que favorece la incorporación de carbono en el suelo y reduce las emisiones a través de la reducción del riesgo de incendios”.

 

Pastoreo extensivo

Las ganaderías, de ovino en Aragón y vacuno en Galicia, han sido durante siglos motores de la economía rural de sus respectivos territorios. Son producciones ligadas al medio y que desarrollan su actividad en equilibrio con la naturaleza, ya que ayudan a mantener la biodiversidad del suelo, vegetal y forrajera.

Según la Unión Europea, “las ovejas y las cabras que pastan en los campos forman parte del patrimonio paisajístico y cultural de muchos países europeos. Son fuente de empleo en áreas agrícolas desfavorecidas y los productos tradicionales de alta calidad que proporcionan, vinculados al sostenible uso del territorio que los rodea, son ampliamente reconocidos como el resultado de un tipo de agricultura sostenible y multifuncional que contribuye a preservar el medio ambiente y la cohesión social en las zonas rurales”[2].

Esta afirmación queda patente en el caso de la IGP Ternasco de Aragón, cuya crianza se realiza mediante un aprovechamiento tradicional y sostenible del territorio aragonés por parte del ganado, tanto en pastos de montaña y media montaña como en las zonas más áridas del valle del Ebro.

Estos suelos, eminentemente pobres, se benefician de las consecuencias positivas que sobre ellos ejerce el pastoreo sostenible, como ha demostrado el estudio ‘Ecología del pastoreo e interacción suelo-planta-herbívoro’ de la Universidad del País Vasco (UPV/EHU)[3], que explica cómo esta actividad “favorece la diversidad vegetal y la eficiencia metabólica y funcional de los microorganismos del suelo”.

 

En las verdes praderas gallegas

Por su parte, las más de 7.800 ganaderías familiares con vacas madre inscritas en Ternera Gallega, que siguen sistemas de manejo tradicional mediante el pastoreo,  ayudan a mantener los ecosistemas en donde pastan: tanto las praderías como los montes bajos y de arbolado, actuando como verdaderos agentes de prevención de incendios, manteniendo la biodiversidad y mitigando el cambio climático.

A ello hay que añadir que la actividad ganadera vacuna de producción de carne se encuentra, sobre todo, en zonas de media y alta montaña, ayudando a fijar población en zonas de despoblamiento rural, activando la economía.

Además, se pueden obtener mayores beneficios de los montes a través del pastoreo y la agroforestería “porque la producción de biomasa por unidad de superficie se eleva y porque se produce retorno económico  a corto, medio y largo plazo”, según la catedrática Mosquera.

No es de extrañar, por tanto, que se tenga constancia de la producción de carne de vacuno en territorio gallego desde hace más de 3.700 años, un producto con una enorme tradición e historia, estratégico para la economía gallega y un importante dinamizador de las zonas rurales.

 

IGP Ternasco de Aragón

El Ternasco de Aragón es un cordero de menos de 90 días, alimentado con leche materna y cereales naturales hasta alcanzar un peso en canal que oscila entre 8 y 12,5 kg.

Su exigente proceso de crianza y control está regulado desde 1989 por el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Ternasco de Aragón, lo que supone la distinción de ser la primera carne fresca en España reconocida con una Denominación específica. La IGP Ternasco de Aragón fue amparada por la Unión Europea como Indicación Geográfica Protegida en el año 1996.

Gracias a que todo el proceso de crianza está previamente definido, y a los frecuentes controles que se realizan durante todo ese tiempo, se garantizan unos estándares de calidad óptimos que se traducen en una carne de cordero tierna, sabrosa y saludable —demostrado en varios estudios profesionales publicados—, y cada vez más versátil, para satisfacer a nuevos tipos de consumidores y nuevas formas de consumo.

Como beneficio adicional, el Ternasco de Aragón favorece la economía rural aragonesa, su cultura y medio de vida, manteniendo la población y preservando el medio natural.

 

IGP Ternera Gallega

La Indicación Geográfica Protegida Ternera Gallega  inicia su labor de control y promoción en 1989. Desde 1996 está reconocida por la Unión Europea, siendo la primera carne de vacuno con control integral y certificado de garantía.

La carne comercializada bajo el amparo de la IGP Ternera Gallega es exclusivamente de terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia, que proceden de razas autóctonas y sus cruces y que superaron un riguroso programa de control integral.

Son terneros de menos de 10 meses, criados en ganaderías y cebaderos tradicionales, alimentados siguiendo las pautas seculares de la producción de carne en Galicia, con el aprovechamiento de los forrajes propios de la explotación y con concentrados  autorizados exclusivamente de origen vegetal. Además en el caso de Ternera Gallega Suprema, la base de su alimentación es la leche materna como mínimo hasta los 7 meses de edad. La carne se caracteriza por su textura de músculo fino, por su jugosidad, sabor y extraordinaria terneza.

 

Para más información: Patricia Magaña – 676 50 71 67 – p.magana@gaiacomunicacion.es

[1] “Sustainable Pastoralism and the Post 2015 Agenda. Opportunities and barriers to pastoralism for global food production and environmental stewardship” https://sustainabledevelopment.un.org/content/documents/3777unep.pdf.

[2] http://www.europarl.europa.eu/RegData/etudes/BRIE/2017/608663/EPRS_BRI(2017)608663_EN.pdf

[3] https://www.ehu.eus/es/preview/-/journal_content/56/10136/4982466/1324421

carnes con estilo objetivos

“CARNES CON ESTILO” SUPERA SUS OBJETIVOS

  • El programa de promoción europeo “Carnes con estilo” ha impactado en más de 18 millones de personas.
  • Tras el primer periodo de campaña, se ha aumentado la notoriedad de las IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón hasta llegar al 56,6% del target.
  • Durante este periodo, se ha logrado incrementar el reconocimiento del sello de calidad IGP en España en un 29%.

El pasado mes de abril tenía lugar el pistoletazo de salida del plan de promoción europeo con el que las Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) Ternera Gallega y Ternasco de Aragón sumaban sinergias para reivindicar, durante un periodo de tres años, las garantías de calidad y origen de sus carnes frescas.

Durante estos meses, y bajo la denominación “Carnes con estilo”, ambas IGP han realizado un importante esfuerzo para ampliar el conocimiento del sello de calidad IGP que certifica su origen y calidad entre los consumidores españoles, siendo más de la mitad del target (51,2%)[1] de los encuestados por la consultora GFK (consumidores de entre 25 y 55 años), los que conocen lo que esta certificación implica tras el primer periodo de campaña, lo que supone un incremento del 29% con respecto al inicio del programa[2]. Asimismo, se ha conseguido aumentar la notoriedad de la Ternera Gallega y el Ternasco de Aragón, llegando hasta un 56,6% del target.

Además, el plan tiene como objetivo informar sobre los valores diferenciales del Ternasco de Aragón y la Ternera Gallega y poner de relieve aspectos relacionados como el arraigo, la tradición y la identidad que vincula estos productos a sus territorios. Estos objetivos han sido superados con creces durante este primer periodo de campaña, en el que esta información se ha trasladado a más de 18 millones de usuarios[3].

Degustaciones y demostraciones

Madrid, Cataluña, Comunidad Valenciana, País Vasco, Cantabria, La Rioja y Navarra han sido las comunidades autónomas en las que se ha hecho un especial hincapié a la hora de llevar a cabo actividades de dinamización e información al consumidor en el punto de venta.

Más de 15.000 consumidores han probado la calidad y las extraordinarias propiedades de estas carnes en las degustaciones llevadas a cabo en diversos puntos de venta. Además, se ha llegado a profesionales de la gran distribución a través de jornadas formativas y showcookings, que se han convertido en una fuente de información, conocimiento y aprendizaje para estos profesionales.

Información a los medios

Durante 2018, los medios de comunicación han sido grandes aliados para el programa “Carnes con estilo”. En este sentido, se han desarrollado acciones online y offline con periodistas e influencers cuyas informaciones han impactado en más de 18 millones de usuarios. Por su parte, se ha iniciado una campaña publicitaria en revistas generalistas y especializadas gourmet que ha sumado casi 2,5 millones de impactos.

Paralelamente, desde la web www.carnesconestiloigp.com, se han transmitido a los internautas los datos más relevantes de la campaña, 12 vídeo-recetas en las que se han cocinado exquisitos platos con Ternera Gallega y Ternasco de Aragón, así como el spot “Carnes con estilo”, que ha recibido casi 8 millones de visualizaciones.

Todas estas acciones han tenido una excelente acogida, según el informe elaborado por GFK, que destaca que ambas IGP gozan de mejor salud de marca que el resto de sellos de calidad de alimentación fresca, obteniendo valoraciones superiores en atributos como: “dan más confianza”, “tienen mejor sabor” y “son mejores que las de origen extranjero”.

Durante los dos próximos años, los Consejos Reguladores de ambas IGP continuarán uniendo sus fuerzas y compartiendo sinergias para hacer llegar al consumidor y a los profesionales la calidad de sus carnes, transmitir sus valores e informar sobre su origen y trazabilidad.

 

 IGP Ternasco de Aragón

El Ternasco de Aragón es un cordero de menos de 90 días, alimentado con leche materna y cereales naturales hasta alcanzar un peso en canal que oscila entre 8 y 12,5 kg.

Su exigente proceso de crianza y control está regulado desde 1989 por el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Ternasco de Aragón, lo que supone la distinción de ser la primera carne fresca en España reconocida con una Denominación específica. La IGP Ternasco de Aragón fue amparada por la Unión Europea como Indicación Geográfica Protegida en el año 1996.

Gracias a que todo el proceso de crianza está previamente definido, y a los frecuentes controles que se realizan durante todo ese tiempo, se garantizan unos estándares de calidad óptimos que se traducen en una carne de cordero tierna, sabrosa y saludable —demostrado en varios estudios profesionales publicados—, y cada vez más versátil, para satisfacer a nuevos tipos de consumidores y nuevas formas de consumo.

Como beneficio adicional, el Ternasco de Aragón favorece la economía rural aragonesa, su cultura y medio de vida, manteniendo la población y preservando el medio natural.

IGP Ternera Gallega

La Indicación Geográfica Protegida Ternera Gallega  inicia su labor de control y promoción en 1989. Desde 1996 está reconocida por la Unión Europea, siendo la primera carne de vacuno con control integral y certificado de garantía.

La carne comercializada bajo el amparo de la IGP Ternera Gallega es exclusivamente de terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia, que proceden de razas autóctonas y sus cruces y que superaron un riguroso programa de control integral.

Son terneros de menos de 10 meses, criados en ganaderías y cebaderos tradicionales, alimentados siguiendo las pautas seculares de la producción de carne en Galicia, con el aprovechamiento de los forrajes propios de la explotación y con concentrados  autorizados exclusivamente de origen vegetal. Además en el caso de Ternera Gallega Suprema, la base de su alimentación es la leche materna como mínimo hasta los 7 meses de edad. La carne se caracteriza por su textura de músculo fino, por su jugosidad, sabor y extraordinaria terneza.

 

 Para más información: Patricia Magaña – 676 50 71 67 – p.magana@gaiacomunicacion.es

id=”ancla1″[1] Estudio de investigación GFK 2018. Programa de promoción IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón

id=”ancla2″[2] Dato extraído a partir del 19% de reconocimiento registrado en el Eurobarómetro en 2015. ‘Special Eurobarometer 440 – Wave EB84.2 – TNS Opinion & Social’

id=”ancla3″[3] Suma de usuarios únicos web, periodistas e influencers, consumidores en punto de venta y usuarios únicos que han recibido impactos en medios de comunicación hasta la fecha

 

Tataki Ternera Gallega Navidad

NUEVAS PROPUESTAS DE TERNERA GALLEGA Y TERNASCO DE ARAGÓN EN NAVIDAD

  • Las IGP Ternasco de Aragón y Ternera Gallega han lanzado al mercado nuevos y suculentos cortes de vacuno y cordero para que puedas darle un toque de sofisticación a tus platos. Y, si eres de los clásicos, no te pierdas estos consejos para conseguir el asado perfecto.

 ¿Cansado de cenar siempre lo mismo en Navidad? ¿Aburrido del mismo asado de todos los años? ¿Harto de patatas panaderas y la misma salsa?

No te preocupes, las IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón han lanzado al mercado nuevos y suculentos cortes de vacuno y cordero para que puedas seguir disfrutando en estas fiestas de las mejores carnes. Con ellos puedes darle un toque de sofisticación a tus celebraciones y sorprender a tus invitados con preparaciones distintas e innovadoras.

Aunque si eres de los clásicos, de los que no renuncian a una buena paletilla de Ternasco de Aragón o a un buen solomillo de Ternera Gallega por nada del mundo, no hay problema, porque los consejos reguladores de ambas IGP han elaborado fabulosas recetas para todos los gustos a las que puedes acceder en https://www.carnesconestiloigp.com/recetas-con-estilo/.

 

Menú innovador

Para los más atrevidos, la IGP de Ternasco de Aragón recomienda en estas fechas el Tournedó de Ternasco de Aragón, fácil de preparar, sabroso y muy resultón a la hora de presentarlo. Se trata de una de las partes más nobles del cordero, ideal para comerlo al punto o punto menos.

Queda perfecto, por ejemplo, marcado a la plancha (4 minutos por cada lado) y acompañado por una salsa preparada en la sartén donde hemos cocinado el tournedó con brandy, nata líquida y mostaza en grano al gusto. O bien pasando los medallones por huevo batido y una picada de frutos secos variados, lo que les dará un aspecto almendrado y un toque crujiente.

Por su parte, la IGP de Ternera Gallega apuesta por preparar un delicioso Tataky de Ternera Gallega con aliño de tomate seco y albahaca para darle un toque oriental a tus celebraciones. Es muy sencillo, se corta la pieza de la Cadera de Ternera Gallega en forma de lingotes rectangulares que, una vez salpimentados, se doran en una sartén a fuego fuerte durante 30 segundos por cada lado. Se hace un aliño en mortero con sal Maldon, pimienta negra, 2 dl de aceite de oliva virgen extra, 50 g tomate seco en aceite, un diente de ajo y 12 hojas de albahaca. Se macera la carne con el aliño entre 12 y 24 horas en la nevera y se presenta cortado en lonchas finas con un poco de aliño y unas hojitas de rúcula.

 

 

Clásicos que nunca fallan

Pero si lo tuyo son los clásicos, apunta estos consejos de Javier Robles, uno de los cocineros más expertos en carnes de cordero, para elaborar el perfecto asado de Paletilla de Ternasco de Aragón. “Mientras precalientas el horno arriba y abajo, sala la paletilla por ambos lados, úntala ligeramente con un poco de aceite y colócala con la piel hacia abajo en una bandeja de horno. Añade unos dientes de ajo y unas ramas de tomillo e introdúcela en el horno a media altura, 150ºC arriba y abajo. A los 30 minutos, dale la vuelta y remójala con un chorreón de vino blanco. Después de otros 30 minutos, remoja la paletilla por encima con medio litro de agua. Mantén en el horno 45 minutos más, sumando un total de 1h 45min. Saca la paletilla, termina de cortarla y sírvela con el acompañamiento que quieras”.

Por su parte, el chef Taky, uno de los mayores expertos en el corte y cocinado de la carne de ternera, recomienda el asado de una pieza grande de Ternera Gallega para estas fechas, ya que es un “método idóneo para preparar gran cantidad de comida con poco trabajo, manchando poco y sin emplear demasiado tiempo”. Por ejemplo, para unos 10 comensales, este experto opta por la contra, realizando unos cortes en la parte grasa para que el calor del horno penetre bien. Se embadurna la pieza con una película de aceite, sal gorda abundante, pimienta negra, tomillo fresco, dientes de ajo sin pelar para que no se quemen y un poquito de vino blanco para aportar humedad. Se mete al horno a 220 grados y luego se baja a 180 grados durante 45 minutos. Como recomendaciones, Taky apuesta por “atemperar la carne entre una y dos horas antes de cocinarla y elegir un recipiente de horno lo más cercano posible al tamaño de la pieza”.

 

IGP Ternasco de Aragón

El Ternasco de Aragón es un cordero de menos de 90 días, alimentado con leche materna y cereales naturales hasta alcanzar un peso en canal que oscila entre 8 y 12,5 kg.

Su exigente proceso de crianza y control está regulado desde 1989 por el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Ternasco de Aragón, lo que supone la distinción de ser la primera carne fresca en España reconocida con una Denominación específica. La IGP Ternasco de Aragón fue amparada por la Unión Europea como Indicación Geográfica Protegida en el año 1996.

Gracias a que todo el proceso de crianza está previamente definido, y a los frecuentes controles que se realizan durante todo ese tiempo, se garantizan unos estándares de calidad óptimos que se traducen en una carne de cordero tierna, sabrosa y saludable —demostrado en varios estudios profesionales publicados—, y cada vez más versátil, para satisfacer a nuevos tipos de consumidores y nuevas formas de consumo.

Como beneficio adicional, el Ternasco de Aragón favorece la economía rural aragonesa, su cultura y medio de vida, manteniendo la población y preservando el medio natural.

 

IGP Ternera Gallega

La Indicación Geográfica Protegida Ternera Gallega  inicia su labor de control y promoción en 1989. Desde 1996 está reconocida por la Unión Europea, siendo la primera carne de vacuno con control integral y certificado de garantía.

La carne comercializada bajo el amparo de la IGP Ternera Gallega es exclusivamente de terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia, que proceden de razas autóctonas y sus cruces y que superaron un riguroso programa de control integral.

Son terneros de menos de 10 meses, criados en ganaderías y cebaderos tradicionales, alimentados siguiendo las pautas seculares de la producción de carne en Galicia, con el aprovechamiento de los forrajes propios de la explotación y con concentrados  autorizados exclusivamente de origen vegetal. Además en el caso de Ternera Gallega Suprema, la base de su alimentación es la leche materna como mínimo hasta los 7 meses de edad. La carne se caracteriza por su textura de músculo fino, por su jugosidad, sabor y extraordinaria terneza.

 Para más información: Patricia Magaña – 676 50 71 67 – p.magana@gaiacomunicacion.es

Ganadera IGP Ternasco de Aragón

TERNASCO DE ARAGÓN Y TERNERA GALLEGA, GARANTES DEL TERRITORIO

• Las IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón contribuyen a la conservación de los métodos
tradicionales de producción ganadera, y favorecen la sostenibilidad de sus territorios.

• Un total de 667 ganaderías se encuentran inscritas en la IGP de Ternasco de Aragón y más de
8.300 están adheridas a la IGP Ternera Gallega, lo que se traduce en un entorno rural vivo y
protegido frente a la despoblación.

Las políticas europeas reconocen y protegen las denominaciones de ciertos productos alimenticios, los relacionan con un método de producción o un territorio y les asignan logotipos que los identifican como “productos de calidad alimentaria diferenciada”.
Es el caso de la IGP Ternera Gallega, que avala las carnes procedentes exclusivamente de terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia, entre otros requisitos; o el caso de la IGP Ternasco de Aragón, un cordero nacido en ganaderías aragonesas inscritas en la IGP, alimentados con leche materna y cereales naturales y cuyo peso en canal oscila entre 8 y 12,5 kg, entre otras características.
Pero además de esta labor fundamental de certificación y trazabilidad, los Consejos Reguladores que gestionan estas dos IGP son actores relevantes a la hora de garantizar la sostenibilidad de los territorios vinculados a sus productos, ya que generan un mayor valor añadido para el propio producto y contribuyen a mantener la viabilidad económica de las zonas rurales en las que se producen las carnes que amparan.

Aragón y Galicia, tierras ganaderas

Amparada por la Unión Europea como IGP en 1996, a día de hoy (junio 2018), están adscritas a la IGP Ternasco de Aragón más de 365.000 ovejas de las razas autóctonas aragonesas Ojinegra de Teruel, Roya Bilbilitana, Rasa Aragonesa, Maellana y Ansotana.
Estas ovejas están repartidas en 667 ganaderías de más de 320 municipios a lo largo de las tres provincias aragonesas, lo que supone un indudable beneficio para la economía rural de la región, ya que se trata de una forma de producción arraigada en la zona durante siglos, que mantiene la población de estos territorios perpetuando su cultura y su medio natural.
Por su parte, existe constancia de que desde hace más de 3.700 años se produce carne de vacuno en el territorio gallego, por lo que nos encontramos ante un producto de gran tradición e historia, estratégico para la economía gallega e importante dinamizador de las zonas rurales.
El año pasado, el ganado inscrito en la IGP Ternera Gallega aumentó en un 6%, llegando a superar las 133.000 cabezas. Este incremento en el número de animales certificados contribuye a redimensionar las explotaciones y profesionalizar el sector para ser más competitivos y eficientes, además de fijar población en el medio rural gallego.
En este sentido cabe destacar que se encuentran adscritas a la IGP casi 8.300 explotaciones, de las que unas 3.800 están inscritas a nombre de mujeres.
La comercialización de productos cárnicos de las IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón ayuda no solo a mejorar la viabilidad de las explotaciones, sino a mantener una profesión milenaria, favoreciendo un mundo rural vivo y protegido frente a la despoblación.

IGP Ternasco de Aragón

El Ternasco de Aragón es un cordero de menos de 90 días, alimentado con leche materna y cereales naturales hasta alcanzar un peso en canal que oscila entre 8 y 12,5 kg.

Su exigente proceso de crianza y control está regulado desde 1989 por el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Ternasco de Aragón, lo que supone la distinción de ser la primera carne fresca en España reconocida con una Denominación específica. La IGP Ternasco de Aragón fue amparada por la Unión Europea como Indicación Geográfica Protegida en el año 1996.

Gracias a que todo el proceso de crianza está previamente definido, y a los frecuentes controles que se realizan durante todo ese tiempo, se garantizan unos estándares de calidad óptimos que se traducen en una carne de cordero tierna, sabrosa y saludable —demostrado en varios estudios profesionales publicados—, y cada vez más versátil, para satisfacer a nuevos tipos de consumidores y nuevas formas de consumo.

Como beneficio adicional, el Ternasco de Aragón favorece la economía rural aragonesa, su cultura y medio de vida, manteniendo la población y preservando el medio natural.

IGP Ternera Gallega

La Indicación Geográfica Protegida Ternera Gallega inicia su labor de control y promoción en 1989. Desde 1996 está reconocida por la Unión Europea, siendo la primera carne de vacuno con control integral y certificado de garantía.

La carne comercializada bajo el amparo de la IGP Ternera Gallega es exclusivamente de terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia, que proceden de razas autóctonas y sus cruces y que superaron un riguroso programa de control integral.

Son terneros de menos de 10 meses, criados en ganaderías y cebaderos tradicionales, alimentados siguiendo las pautas seculares de la producción de carne en Galicia, con el aprovechamiento de los forrajes propios de la explotación y con concentrados autorizados exclusivamente de origen vegetal. Además en el caso de Ternera Gallega Suprema, la base de su alimentación es la leche materna como mínimo hasta los 7 meses de edad. La carne se caracteriza por su textura de músculo fino, por su jugosidad, sabor y extraordinaria terneza.

Para más información: Patricia Magaña – 676 50 71 67 – p.magana@gaiacomunicacion.es

Viaje Carnes con estilo

VIAJE DE CAMPO A LA IGP TERNERA GALLEGA

En un reciente viaje de campo, periodistas de destacados medios nacionales y expertos del sector han constatado la calidad y la trazabilidad de las carnes de la Indicación Geográfica Protegida (IGP) Ternera Gallega. Esta actividad se encuadra dentro de la campaña “Carnes con estilo”, plan de promoción europeo que esta denominación está desarrollando, junto a la IGP Ternasco de Aragón, para divulgar el valor de las Indicaciones Geográficas Protegidas y las garantías diferenciales que ofrecen sus productos.

Durante dos intensos días, los representantes de los medios de comunicación han podido comprobar la calidad de la carne amparada por el sello de Ternera Gallega, ya que el producto comercializado bajo esta denominación procede exclusivamente de terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia, que provienen de razas autóctonas y sus cruces y que han superado un riguroso programa de control integral.

Este control abarca desde el nacimiento de los terneros, su crianza, alimentación y cuidados sanitarios, hasta su sacrificio y la presentación de la carne en los puntos de venta, todo ello de acuerdo con lo establecido en la legislación vigente.

La ruta de la calidad

El primer punto de la visita fue la ganadería tradicional de Alberto Vázquez, en Palas de Rei, una de las más de 8.000 inscritas en la IGP Ternera Gallega, donde se mostró el trabajo de control de campo que realizan los expertos del Consejo Regulador. El siguiente hito fue la visita a una industria cárnica inscrita en la IGP, donde uno de sus inspectores explicó la labor de control, certificación y etiquetado que se realiza en este punto de la fase de producción.

En Lugo, los periodistas tuvieron la oportunidad de visitar el LHICA, en la Facultad de Veterinaria, donde la IGP realiza el control de sustancias y pruebas de ADN que garantiza la calidad y trazabilidad de estas carnes. Y, por último, Jesús Díaz (Casa Broco), ganadero de Sarria inscrito en la IGP, explicó con detenimiento el sistema de crianza y alimentación de los animales registrados bajo este sello de calidad. Una alimentación basada en la leche materna, forrajes y concentrados procedentes exclusivamente de vegetales, fundamentalmente cereales.

 

Esta alimentación da lugar a una carne con un alto contenido en proteínas, rica en vitaminas, sobre todo del grupo B y aporta hierro y fósforo. Además, destaca por una textura de grano fino, con una gran jugosidad y terneza. Así lo explicaron los investigadores del Centro Tecnológico de la Carne (CTC), quienes llevan a cabo diversos estudios en los que se analizan las características físico-químicas, nutritivas y organolépticas de la carne de Ternera Gallega. Además, elaboran controles periódicos sobre la calidad de este producto cárnico y los diversos factores que en él inciden, como por ejemplo, la alimentación y el manejo.

Una de las características diferenciales de la IGP de Ternera Gallega es que bajo su sello se encuentran principalmente las razas Rubia Gallega y Morenas Gallegas, así como los cruces entre sí y también los animales procedentes de los cruces con otras razas admitidas en el reglamento de la IGP.

Este interés por mantener las razas mejor adaptadas al entorno geográfico en el que se circunscribe la IGP fue el leitmotiv del último punto de la visita, el Centro de Recursos Zoogenéticos de Galicia en Ourense, donde se crían y se asegura su viabilidad y subsistencia.

 

 

IGP Ternasco de Aragón

El Ternasco de Aragón es un cordero de menos de 90 días, alimentado con leche materna y cereales naturales hasta alcanzar un peso en canal que oscila entre 8 y 12,5 kg.

 

Su exigente proceso de crianza y control está regulado desde 1989 por el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Ternasco de Aragón, lo que supone la distinción de ser la primera carne fresca en España reconocida con una Denominación específica. La IGP Ternasco de Aragón fue amparada por la Unión Europea como Indicación Geográfica Protegida en el año 1996.

 

Gracias a que todo el proceso de crianza está previamente definido, y a los frecuentes controles que se realizan durante todo ese tiempo, se garantizan unos estándares de calidad óptimos que se traducen en una carne de cordero tierna, sabrosa y saludable —demostrado en varios estudios profesionales publicados—, y cada vez más versátil, para satisfacer a nuevos tipos de consumidores y nuevas formas de consumo.

 

Como beneficio adicional, el Ternasco de Aragón favorece la economía rural aragonesa, su cultura y medio de vida, manteniendo la población y preservando el medio natural.

 

IGP Ternera Gallega

La Indicación Geográfica Protegida Ternera Gallega  inicia su labor de control y promoción en 1989. Desde 1996 está reconocida por la Unión Europea, siendo la primera carne de vacuno con control integral y certificado de garantía.

 

La carne comercializada bajo el amparo de la IGP Ternera Gallega es exclusivamente de terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia, que proceden de razas autóctonas y sus cruces y que superaron un riguroso programa de control integral.

 

Son terneros de menos de 10 meses, criados en ganaderías y cebaderos tradicionales, alimentados siguiendo las pautas seculares de la producción de carne en Galicia, con el aprovechamiento de los forrajes propios de la explotación y con concentrados  autorizados exclusivamente de origen vegetal. Además en el caso de Ternera Gallega Suprema, la base de su alimentación es la leche materna como mínimo hasta los 7 meses de edad. La carne se caracteriza por su textura de músculo fino, por su jugosidad, sabor y extraordinaria terneza.

 

Para más información: Patricia Magaña – 676 50 71 67 – p.magana@gaiacomunicacion.es

“CARNES CON ESTILO”: NUEVOS CORTES, NUEVAS RECETAS

  • Las Indicaciones Geográficas Protegidas (IGP) Ternera Gallega y Ternasco de Aragón están dando a conocer entre los consumidores los nuevos y versátiles cortes de sus carnes.
  • Dentro de la campaña de promoción europea “Carnes con estilo”, han lanzado una web (carnesconestiloigp.com), donde se explica la calidad en el origen de estas carnes, los cortes más clásicos, los más vanguardistas y multitud de recetas para prepararlos.
  • Ambas IGP han realizado durante los meses de mayo y junio degustaciones en punto de venta para hacer llegar su producto al consumidor final.

Tanto el Ternasco de Aragón como la Ternera Gallega son carnes extremadamente versátiles a la hora de su preparación y consumo. Se trata de productos excelentes tanto si se cocinan en sus versiones más tradicionales, como si se opta por cortes más vanguardistas.

En su afán por dar a conocer la calidad y la excelencia de las carnes con origen certificado, y dentro del Plan de Promoción Europeo “Carnes con Estilo”, las IGP Ternera Gallega y Ternasco de Aragón están haciendo llegar a los consumidores nuevos cortes alternativos y multitud de recetas para preparar platos diferentes a través de su página web conjunta, www.carnesconestiloigp.com.

 

Promoción de nuevos cortes

Las dos marcas de calidad están divulgando las piezas menos habituales de la canal, que garantizan una excelente calidad, a la altura de las partes más conocidas por los consumidores, pero a un precio más económico. Además, estos cortes alternativos ofrecen una gran versatilidad, ya que se pueden preparar a la plancha, al horno o asados.

Por ejemplo, junto a las piezas más tradicionales, como la paletilla, el costillar o la pierna, la IGP Ternasco de Aragón ha lanzado nuevos cortes como el Tournedó, el Filete de pierna, los Collares, los Churrasquitos, el Churrasco, o el Filete de Carrillón.

En el caso de la Ternera Gallega, a los más populares como el solomillo, la babilla, el entrecot, la tapa, la aguja o los morcillos, se le unen cortes alternativos como el filete de vacío, la bavette, el filetón de culata de contra o de llana. Infinitas opciones para que todo el mundo pueda cocinar de una forma cómoda, fácil y rápida.

Degustaciones ‘in situ’

Ambas IGP tienen como objetivo incrementar la percepción sobre las cualidades diferenciales de la Ternera Gallega y el Ternasco de Aragón, y aumentar la competitividad y el consumo de ambos productos. Por eso, durante los fines de semana de mayo y junio, han organizado degustaciones en punto de venta dirigidas al cliente final.

De este modo, en establecimientos de Madrid, Barcelona, Tarragona, Girona, Valencia, Alicante, Málaga, Zaragoza, Guipúzcoa, Bizkaia, Álava y Navarra, expertos cocineros han preparado a la plancha algunos de estos cortes alternativos para darlos a conocer entre los consumidores. Asimismo, se han repartido folletos informativos donde se explica la campaña “Carnes con estilo” y que contienen cuatro deliciosas recetas con estos versátiles cortes.

 

IGP Ternasco de Aragón

El Ternasco de Aragón es un cordero de menos de 90 días, alimentado con leche materna y cereales naturales hasta alcanzar un peso en canal que oscila entre 8 y 12,5 kg.

Su exigente proceso de crianza y control está regulado desde 1989 por el Consejo Regulador de la Indicación Geográfica Protegida Ternasco de Aragón, lo que supone la distinción de ser la primera carne fresca en España reconocida con una Denominación específica. La IGP Ternasco de Aragón fue amparada por la Unión Europea como Indicación Geográfica Protegida en el año 1996.

Gracias a que todo el proceso de crianza está previamente definido, y a los frecuentes controles que se realizan durante todo ese tiempo, se garantizan unos estándares de calidad óptimos que se traducen en una carne de cordero tierna, sabrosa y saludable —demostrado en varios estudios profesionales publicados—, y cada vez más versátil, para satisfacer a nuevos tipos de consumidores y nuevas formas de consumo.

Como beneficio adicional, el Ternasco de Aragón favorece la economía rural aragonesa, su cultura y medio de vida, manteniendo la población y preservando el medio natural.

 

IGP Ternera Gallega

La Indicación Geográfica Protegida Ternera Gallega  inicia su labor de control y promoción en 1989. Desde 1996 está reconocida por la Unión Europea, siendo la primera carne de vacuno con control integral y certificado de garantía.

La carne comercializada bajo el amparo de la IGP Ternera Gallega es exclusivamente de terneros nacidos, criados y sacrificados en Galicia, que proceden de razas autóctonas y sus cruces y que superaron un riguroso programa de control integral.

Son terneros de menos de 10 meses, criados en ganaderías y cebaderos tradicionales, alimentados siguiendo las pautas seculares de la producción de carne en Galicia, con el aprovechamiento de los forrajes propios de la explotación y con concentrados  autorizados exclusivamente de origen vegetal. Además en el caso de Ternera Gallega Suprema, la base de su alimentación es la leche materna como mínimo hasta los 7 meses de edad. La carne se caracteriza por su textura de músculo fino, por su jugosidad, sabor y extraordinaria terneza.

 

Para más información:

Patricia Magaña – 676 507 167 – p.magana@gaiacomunicacion.es

 

x

Usamos cookies para brindarle la mejor experiencia en línea. Al aceptar que acepta el uso de cookies de acuerdo con nuestra política de cookies.

Aceptar Rechazar Centro de privacidad Configuracion de Privacidad Leer nuestra Política de Privacidad